domingo, 28 de mayo de 2017

El debate: "Nuevas Tecnologías y Transhumanismo"


Una de las actividades que más interés generó en la Jornada final de la VII Olimpiada Filosófica de la Comunidad de Madrid fue, sin duda, el debate sobre el tema de la nueva identidad humana que se está creando en las redes sociales y en la robótica. Los profesores Manuel Sanlés (Colegio Altair) y Esperanza Guisán (IES Margarita Salas de Majadohonda) han sido este año los encargados de preparar a sus respectivos equipos y los resultados han sido extraordinarios.
Los equipos que habían preparado el debate pertenecían al Colegio Altair y al IES Margarita Salas (Majadahonda). EL debate estaba planteado de tal modo que un equipo proporcionaba argumentos a favor del progreso que aportaban las nuevas tecnologías a la vida humana y el otro se manifestaba en contra por los peligros de deshumanización que esas tecnologías podían suponer. La preparación previa de los argumentos por parte de unos y otros era bastante sólida y se habló sobre todo de la dificultad de comprender cómo podía surgir el nuevo ser poshumano o transhumano si su biología, sus ideas y sus sentimientos podían ser reemplazados por un robot o compartidos con elementos biónicos cada vez más sofisticados.
El equipo del Colegio Altair insistió con vehemencia en que no se deberían superar los límites de lo humano porque perderíamos el control de nuestras vidas. La pregunta clave era cómo se entendería la libertad humana en un mundo en el que los seres humanos estuviesen robotizados y dirigidos por máquinas. También insistió ese equipo en que la Inteligencia Artificial no puede sustituir las emociones y sentimientos humanos; además añadió que la moral no puede ser eliminada de la vida humana en nombre de una total robotización del ser humano. ¿Se superaría la moral humana y llegaríamos a una amoralidad poshumana robotizada?
El equipo del IES Margarita Salas aludió en varias ocasiones a los grandes progresos que han supuesto las nuevas tecnologías en la información y comunicación instantánea para todos los seres humanos. Además puso varios casos de elementos biónicos que han mejorado la vida de muchas personas enfermas con graves problemas de movilidad o con la inserción de diferentes aparatos en el interior del cuerpo humano que ayudan a mejorar la respiración o la circulación sanguínea. Asimismo este equipo argumentó que los robots podrán hacer mejor y más rápidamente muchos de los trabajos que hoy realizan los seres humanos porque la Inteligencia Artificial no está sometida al cansancio biológico ni a los errores de los seres humanos. Los algoritmos realizados por máquinas superan con mucho los ejecutados por el ser humano.

Los momentos más vivos del debate se produjeron cuando el público, los alumnos y alumnas presentes, participaron y plantearon preguntas a los dos equipos protagonistas del debate. Eran tantos los que deseaban participar que fue imposible dar la palabra a todos. En algún caso, algunos alumnos plantearon con crudeza cuál sería el futuro de la humanidad si cedemos el control de nuestras vidas a máquinas que funcionan autónomamente; o cuál sería el tipo de sentimientos y emociones que pueden generar los robots y si esa pérdida de lo humano merece la pena en nombre de un progreso puramente tecnológico. Por ejemplo, si se logra una longevidad humana hasta los 130 años de media sobre la Tierra, habrá un problema demográfico muy grave y los mayores tendrán que dedicar su vida a partir de los 60 a actividades que ahora mismo ni siquiera han sido imaginadas. Además, el tipo de sociedad sería totalmente distinto al actual y se necesitará invertir muchísimo más en sanidad y en ocio.


En fin, el debate resultó ser una de las actividades que más entusiasmo despertó entre los asistentes y los interrogantes que allí se plantearon conectaron perfectamente con los argumentos a favor y en contra de las nuevas tecnologías que tan bien habían defendido los dos equipos participantes en esta Jornada final de la Olimpiada.

Luis María Cifuentes Pérez



No hay comentarios:

Publicar un comentario